lunes, 2 de julio de 2012


Tus canciones como llamas
Desplegándose como velas, flameando como fuegos
Temblando en el agua negra, las manos apretadas en un ruego
Encendiendo sus hebras de luces en la marea

Tus canciones como barcas
Adentrándose en el mar como una flota de bellas melodías
Cargadas de frases como frisos cinceladas con filosa filosofía
Colmadas de ragas y acordes como tormentas y rimas

Tus canciones como tu vida
No son meras letras sino descarnada pura poesía
Plena de voces y de caballos, de catedrales y de gardenias
De plegarias y de madrugadas, de puñales como tu lengua

Tus canciones como polaroids
De tu cuerpo pálido envuelto en tibieza
Tus canciones como un jardín
De medusas meciéndose en el aire turquesa
Tus canciones como un aura
De neones y memorias evanescentes del Chelsea Hotel
Tus canciones como un beso en la boca del arte
Tacto líquido que lame las heridas de espíritu
Tus canciones como un templo

Virgen inmaculada de los drogones de la calle
Una verdadera combatiente de la mente, diría John
Cada instante es una batalla decisiva, enseñó Crazy Horse
Tus canciones a la intemperie, como un espejo
Han tenido que vérselas con el miedo
Con un oleaje de modas y de oídos sordos
Han puesto proa a su índigo destino incierto
Desafiantes, atravesando el mar del dolor
A ver qué tan invencible es el tiempo




PS: Te recomiendo su último disco, Banga, todos sus discos, además, y su libro El Mar de Coral de próxima aparición en Argentina, y ni hablar de Éramos Unos Niños, editado aquí en 2011 por Lumen. Patti Smith, una artista íntegra, que ahora también escribe guiones de policiales.

No hay comentarios: