miércoles, 25 de marzo de 2009



Soy triste porque falté a clase el día
Que la maestra enseñó la alegría
Soy caótico, apóstata, romántico
Casi como una de esas calles que
No conviene andar de madrugada
Soy inmortal, y qué hay, al menos
Hasta que se pruebe lo contrario
Del puñal sólo me queda el mango
Me buscarán, tarde o temprano,
Por asesino de mi propio destino

No tengo vergüenza
Tengo personalidad
Ninguna culpa
Ningún temor
Sólo responsabilidad
Por lo que veo a mi alrededor

No hay comentarios: