domingo, 19 de febrero de 2017

Tres deseos


(Como no encuentro con qué ilustrar mi poema ilustro con el poema de Octavio Paz que me lo disparó) 



Tener un árbol
Subirme por las noches
Y entre sus más altas ramas aullarle a la luna
Plantar un libro
Regarlo todos los días
Hasta que le broten palabras que sean
Como hoy no es ninguna
Escribir un hijo
Incluso detrás de las orejas
Entre los dedos de los pies
Y en cada pliegue o resquicio 
Escribir donde pueda
Apenas un mensaje donde nítidamente se lea:
"El imposible es un hecho que aún no ha ocurrido."



18 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Qué bueno...

Surrealismo puro sacado de las tres cosas que dicen que hay que hacer en la vida. Tener un hijo, escribir un libro y plantar un árbol. Tú lo has trastocado todo indicando que no hay que ir siempre por el libro (siguiendo la norma) sino dejarse llevar por la creatividad e imaginación.

Muy interesante está forma de plasmar la realidad, Carlos...

Me encantó
Un beso grande
Ana

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Ana. me lo disparó el poema de Ostavio Paz que trastoca magistralmente las "funciones conocidas" del ojo, la mirada o el pensamiento, e inmediatamente pensé en los versos de Martí (tener un hijo, plantar un árbol, escribir un libro) y me salió esto. Y me gustó escribirlo y reírme de lo que me salía.

Abrazo, Ana, y besos también.

Kasioles dijo...

Cierto es que trastocas el orden establecido por otros poetas, pero, entre el poema de Octavio Paz y los versos de José Martí, te han inspirado algo tan novedoso, que nos ha permitido descubrir el nacimiento de un nuevo poeta del siglo XXi con su sello característico de personalidad y originalidad.
Felicitaciones.
Cariños y buen comienzo de semana.
Kasioles

María Socorro Luis dijo...


Superoriginal y especialísimo, como lo eres tú. Y además hermoso y musical.

Aplausos, Carlos. Con abrazos.

Adriana Alba dijo...

El orden de los factores no altera el producto....
He saboreado cada palabra!

Un fuerte abrazo querido Carlos

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, generosa Kasioles. La intención siempre está y a veces se convierte en algo. Tres deseos me gusta cada vez más con el paso de las horas y que te guste me gusta aún más. Gracias de nuevo y más abrazos, Kasioles.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Soco. A veces se logra captar algo en el aire de un instante. A veces es demasiado inasible ese algo. Es mágico y los poetas como vos lo saben. Te agradezco en el alma tus alentadoras palabras. Abrazos. Muchos.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Adriana querida. Cada letra cada palabra cada frase te agradezco, sinceramente. Otro abrazo. El mismo.

Juan Nadie dijo...

Tres deseos en busca de lo imposible.
¿Lo imposible?: "El imposible es un hecho que aún no ha ocurrido."
De acuerdo, maestro.

Lo que puede disparar un poeta como Paz!. Pero como también dice Paz, "hay que tenerlo ahí". No lo dice así, pero yo ya me entiendo.

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Juan. Seguro te refieres a la sabia sentencia: "Cada poema es único. En cada obra late con mayor o menor grado toda la poesía. Cada lector busca algo en el poema. Y no es insólito que lo encuentre: ya lo llevaba dentro." Qué maestro Octavio Paz!

Kasioles dijo...

Vuelvo para agradecerte el que me hayas dedicado un ratito de tu sueño y me hayas escrito tan cariñoso comentario, no creo ser merecedora de tanto.
Cariños y buena semana.
kasioles

RECOMENZAR dijo...

me gusta leerte mientras te releo

carlos perrotti dijo...

Uno aprende de tus valores, Kasioles. El agradecimiento es todo mío...

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, siempre sugerente Mucha. Abrazo!

Zilani Célia dijo...

OI CARLOS!
ACHEI LINDO ISSO.
LI ALGUNS TEXTOS TEUS E GOSTEI, SÓ NÃO ENCONTREI TEU MOSAICO DE SEGUIDORES ENTÃO NÃO PUDE FICAR MAS, VOLTAREI.
ABRÇS
http://zilanicelia.blogspot.com.br/

carlos perrotti dijo...

Muito brigado, Célia, pela sua visita e generoso comentario. Já mesmo vou para o seu blog. Volta quando vocé quiser. Aquele abraço!!!

MAR dijo...

Eres muy creativo siempre.
Un abrazo grande,
mar

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Mar. Ojalá tuviera tu certera espontaneidad y soltura.

Abrazos cordilleranos de grandes.