martes, 27 de diciembre de 2016

Genji (2)





"Es como una tempestad para los sentidos amarla
Con todo lo que tiene de indolente e irreal amar..."



Mientras afuera la noche ronda la calma
Genji se derrama en versos de nácar para su amada
Besa los pétalos de su radiante cala
Entre las piernas abiertas de la noche estrellada

Genji la abriga con la mirada
La fresca brisa acaricia su sonrisa en sueños
Su cuerpo envuelto en una pátina de cielo
Su piel de luz de luna que nunca dejó que el sol le besara

¿Por qué tan impúdico el placer?
¿Por qué amar puede ser tan cruento?
Es como una tempestad para los sentidos amarla
Con todo lo que tiene de indolente e irreal amar


jueves, 22 de diciembre de 2016

Dejo constancia (5)


(Fotografía de Robert y Shana ParkeHarrison)



El poeta no busca, encuentra sendas inadvertidas, no transitadas
No responde, descubre nuevas preguntas, hasta hoy impensadas
No engalana ni disfraza sino que desnuda sentidos y significados
No crea, detecta lenguajes, formas que permanecían inanimadas



martes, 13 de diciembre de 2016

Gato encerrado en el espejo de su mirada





El gato ve como una presencia
Donde en apariencia no hay nada
Algo, acaso un ruido de ausencia
Que atrae su mirada
Y digo ruido porque, si prestás atención
El gato está como medio dormido
Perdido en sus cavilaciones, ensimismado
Y de repente, gira el pescuezo bruscamente
Y mira en una dirección (y no en otra)
Como respondiendo a un llamado
Y se queda después mirando fijo
Un punto impreciso de la luz
Del cielo, la pared o la tarde
Mirando absorto, o hasta inexpresivo
Como quien descubre un hallazgo 
O algo tantas veces visto antes
Una sombra invisible
Un rictus indeleble del aire
El exacto centro del instante
Un rasguño en la imagen
Un gato encerrado en el espejo de su mirada
Un reflejo interior  
O la presencia de la nada como ciencia
De lo que sólo el gato puede ver 


viernes, 9 de diciembre de 2016

Un verso animal





Un verso se desprendió, vaya a saber
Si de algún íntimo resquicio del sol
O de un oscuro rincón de la tarde
Y volando vino hacia mí, vino a decirme
Busco un poema donde engarzarme
Le pregunté quién era, que de dónde
Exactamente venía, quise sonsacarle
No hace falta que quieras nombrarme
Soy un verso animal, vengo del aire
Y en tu voz, tan solo, quiero saciarme
No soy invisible sino transparente
Mi carne no tiene color ni forma
Vivo suspendido en cada instante
Del que apenas soy parte integrante
Inalterable, que quiere decir constante  
Como el cambio de naturaleza inmutable
Un verso animal, a menudo insondable
Busco un poema donde engarzarme


lunes, 5 de diciembre de 2016

Antes de ser reflejo





Veo silencio a través
De la inexpugnable geografía del espejo
Instantánea superficie
En la que tu imagen se hunde 
Antes de ser reflejo
Como en el agua calma
En apenas un momento
Como tu olvido se hunde en mi recuerdo


domingo, 4 de diciembre de 2016

Monet




Lo que ves
Al mismo tiempo no es
Sino algo que está siendo
A cada momento
Inacabado 





































Algunos poetas logran detectar eso
Claude Monet lo percibió como un proceso
De momentos irrepetibles flotando dispersos
Como nenúfares en un estanque de tiempo


























Monet pintó muchas veces lo mismo
Probando que lo que estaba viendo no era
Sino que estaba siendo
Algo inacabado
Otro hecho en sí mismo


Ya fuera un paisaje, un objeto o el viento
Él tan sólo quiso capturarlo en un marco
Para hacerlo eterno









































Giverny es eterno, su obra
No es del todo lo que ves
Sino algo que sigue siendo

Como las nubes inquietas de sus cielos








Monet vislumbró que el tiempo
Es el elemento del que está hecho el espacio
Que a su vez ocupa un tiempo
En el que las palabras callan
Para que hable cada momento 
















Bolsa de Gatos 231/240




240. Siempre se dijo que Benito Mussolini (y personajes de la historia como Genghis Kahn, Adolfo Hitler, Julio César, Alejandro Magno o Napoleón Bonaparte) padecieron Ailurofobia, trastorno psicológico que provoca el miedo incontrolable e irracional hacia los gatos, aunque no parece que eso sea del todo cierto, a juzgar por la serie de fotografías que la célebre Revista Life publicara del Duce con su gato en 1932 y, más aún, si damos crédito al testimonio de su hijo, Romano Mussolini, que en sus memorias niega que su padre odiara o le tuviera miedo a los gatos, aparte de contar anécdotas como cuando el dictador fascista optó por sentarse en una silla para no molestar la siesta de su gato persa, apoltronado en su sillón favorito. 




239. Freddie Mercury amaba a los gatos. Esta es una de las últimas fotografías que le tomaron en la mañana del 24 de noviembre de 1991 en el jardín de su casa de Kensington, en Londres. Hoy se cumple un nuevo aniversario de su fallecimiento esa misma noche, en su habitación, en paz, rodeado de sus gatos, su pareja y amigos. 




238. “Sí, tengo muchos gatos, pero no es importante cuántos. Algunas personas me los dejan porque creen que uno más no cuenta. Otras me escriben cartas horrendas imputándome por qué en vez de cuidar gatos no me dedico a ayudar a la gente”. La actriz Sandy Dennis amaba leer, pintar con acuarelas, cocinar y cuidar a sus gatos antes que trabajar en cine o teatro. Murió el 2 de marzo de 1992 a los 54 años, dejando todos sus bienes a sus 33 gatos y creando el ‘Sandy Dennis Memorial Animal Care Fund’ para ser admistrado por Frank Dennis, su hermano menor,  en el 120 West 45th Street de la ciudad de Nueva York. 




237. Mimi´s Dada Cat Manifesto es un recomendable libro para niños que recrea el surgimiento y auge del dadaísmo a través de los ojos de Mimi, una gata callejera amiga de las cucarachas y las palomas. Su autora es Shelley Jackson y fue editado en 2010 por Clarion Books. 




236. “Los gatos tienen lo que quieren: admiración, un sueño infinito y compañía, pero sólo cuando la quieren”. (Rod McKuen, cantante y compositor de los más populares en la década del ’60)



235. “Por un instante me quedo solo mientras se levanta una ventolera que sube desde la playa a la colina, contemplando esa mancha blanca diminuta bajo la cual se pudren los huesos de Vicente Huidobro. Después siento algo que me jala del pantalón. ¿El fantasma de Huidobro? No, son los gatos de Nicanor Parra., seis o siete gatos vagabundos que cada tarde vienen al jardín del más grande poeta vivo de la lengua española a comer de su comida. Como yo, sin ir más lejos”. (Roberto Bolaño) 




234. “Contemplas la belleza de las horas / con tus ojos de gato afortunado / y sabes que no estás abandonado / pues te abrazo muy fuerte cuando lloras / Eres un vigilante de la noche / me defiendes de sombras en lo oscuro / custodias lo importante, lo más puro / tu maullido es tan suave como un broche / Adoras descansar en el balcón / y jugar al yoyó por los pasillos / al tiempo que bostezas sin sonido / Cautivas con tus iris de pasión / mientras muerdes despacio tus palillos / y respiras tranquilo sobre el nido”. (“Con tus ojos de gato”, poema de Ana Muela Sopeña) 




233. “Los gatos no tienen nombre, ¿no?, dudó Coraline. No, asintió el gato. Ustedes las personas tienen nombres porque no saben quiénes son. Nosotros en cambio sí sabemos quiénes somos. Por eso no necesitamos nombres. (Neil Gaiman en su novela “Coraline”)




232. Robert Crumb se inspiró en su adorado gato Fred y sus relaciones con las gatas del vecindario para crear al personaje del ya clásico del comic, Fritz the Cat, el que años más tarde, con dirección de Ralph Bakshi, se convertiría en el primer largometraje de animación en recibir la calificación X en los Estados Unidos. 




231. “Los alemanes aman a los perros, de acuerdo con su idiosincrasia. Por la misma razón, los franceses amamos a los gatos”. (André Gide)