lunes, 23 de noviembre de 2015

Otro poema de haikus







Nada la luna
En el azul del cielo
Ya sin estrellas

Tímidas carpas
Fluyen en su afluente
En tibia calma

Suena inmóvil
Y vertical el agua
De la cascada






Un ronco fragor 
Me inunda el alma
Tu suave brisa

Sobre el pinar
Blanca y silenciosa
Vaga la bruma

Entre las ramas
Murmullo de alondras
Asoma el sol







Obras de Juan Yanes (Aguas, 2012) y Uehara Konen (Cascada Nachi, 1939) 


sábado, 14 de noviembre de 2015

La realidad y los sueños (1)



(Fotografía de Henri Cartier-Bresson)











La realidad y los sueños
Nada más errado que insistir en expresarlo en esos términos
Como si existieran por separado y a cada extremo
Como si fueran dos instancias y no una continuidad
La misma inescindible inmensidad
Extendiéndose desde el exacto centro de una partícula de tiempo














Llaman realidad a lo que ocurre en concreto, a un hecho cierto
¿Y acaso los sueños no son hechos concretos?
¿Alguien puede alegar que sean falsos
O negar que son irrefutablemente ciertos?
¿No es una realidad que uno sueña?
Más nítidamente, ¿no es un hecho que sueño? 

















(Imágenes de Killer's Kiss de Stanley Kubrick)

lunes, 9 de noviembre de 2015

Solo

Imagen de Dan Mountford


Solo no me siento solo 
Porque estoy conmigo 
Aunque no me pasa lo mismo entre el gentío 
Solo puedo ver
La invisible frontera entre el ojo y la imagen
El exacto punto donde termina la mirada
Y empieza el paisaje
El elevado promontorio desde el cual
Lo que veo y lo que es
Se funden
En lo que me da igual
Solo me encuentro 
En el eco negro de la sombra 
Bajo la que momentáneamente se ocultan 
Las apariencias y las formas 
La luz hace invisible ciertas cosas
Cegándote a veces
Haciendo que pierdas distancia
La luz puede revelarte una instancia
Una presencia cegadora
Veo menos en la luz que en la oscuridad 
Donde lo visible permanece 
Momentáneamente apagado 
Hasta que gradualmente las formas transparecen 
Delineándose en la penumbra 
En la que el ojo nuevamente vislumbra 
Lo invisible volviéndose a ver 


lunes, 2 de noviembre de 2015

Bob Dylan´s Collage






¿Quién no sueña con escribir un poema
que a cada mañana no vuelva a ser
el mismo?
La poesía de Dylan tiene ese espíritu
Sus canciones van en ese sentido








No sólo su poesía nunca es la misma
Me pasa incluso que sus letras me suenan siempre nuevas
¿No ves que nunca se quedan quietas?
¿No ves que a cada rato parecen darse vuelta?













Sus metáforas son como máscaras
¿No ves que él nunca es
exactamente
 el que ves?










Sus imágenes son
como inflexiones de la realidad
Es que el tipo es un mago 
que a cada lado del espejo
prestidigita
hasta su última mueca de invisibilidad






Dylan siente la compulsión de que lo veas
Sin que lo adviertas 
Es como el silencio que suena
Aunque no lo ves ni te das cuenta




Y no es cierto que desafine
En su voz cada nota es una crisálida en plena faena
de transformarse, como la realidad misma
Por más que no quiera 








Nunca una canción suya 
es la misma
Sus melodías son inasibles
movedizas, como arenas
y sinuosas son sus rimas
como una mujer 
que vale la pena













Mirá, no puedo probártelo
pero cada mañana Dylan extrae una cara de su espejo

Por eso cada día es un poco más joven
en este mundo cada vez más viejo












Y lo mismo hace con sus versos
y con su intrincado silencio
¿No lo ves otro
cada rato



irreconocible
desenmascarando su poesía?
Es por eso que las canciones en su voz nunca son las mismas














Bolsa de Gatos 101/110



110. Así como los gatos suelen tenerle miedo al agua, se dice que Napoleón, Isabel I de Inglaterra, Enrique III de Francia, Gengis Khan, Julio César y Alejandro, el grande, entre otros, padecieron de ailurofobia o miedo aprensivo a los gatos. 




109. Cuenta William Butler Yeats que una madrugada de invierno de 1928, intrigado por las caminatas nocturnas de Ezra Pound por las calles de Rapallo, decidió seguirlo a distancia, cuando de repente, comenzó a verse rodeado por decenas de gatos que aparecían maullando por los tejados y por los callejones mientras Pound pasaba entre ellos sin detenerse, dejando caer trozos de carne y huesos de pollo de sus bolsillos para que comieran, mientras él se alejaba, perdiéndose en la noche, sin rumbo conocido. 




108. "Siempre quise hacer una música áspera y sensual como la lengua de los gatos. (Carla Bruni)



107. Henri Matisse se pasaba las tardes dibujando en la cama junto a sus gatos Minoche y Coussi, sus inseparables compañeros. No había nada más divertido y estimulante para él que fueran ellos los privilegiados espectadores de los bocetos que hacía de sus futuras obras. 




106. "Tuve una infancia muy solitaria, fui hijo único, criado entre discos, libros y gatos. Casi lo mismo me ocurre hoy. Soy un tipo común como cualquiera de mis personajes, me gusta el jazz, me gusta también correr y no puedo estar sin mis gatos. Una vez abrimos un bar de jazz con mi esposa Yoko y lo llamamos Peter Cat. Desde entonces escucho al Gato Barbieri, pero tomo la constante innovación de Miles Davis como modelo para mi literatura. Escribo cosas raras. Borges es un gran escritor, pero yo me identifico con Manuel Puig, por su libre imaginación, la que le permitió sobrevivir siendo tan solitario y sensible. En fin, mi vida está signada por la literatura, la música y los gatos. Y no está mal”. (Haruki Murakami) 





105. “El paraíso jamás será paraíso si mis gatos no están allí esperándome". (Epitafio en una tumba de un cementerio de animales de París. Imagen encontrada en la web por Adriana Alba) 




104. “Siempre me gustaron más los gatos, pero los amo desde que supe que hay gente que los odia”. (Kurt Cobain)




103. En 1939 John Candelario persiguió durante meses a Georgia O'Keeffe para la producción de su conocido catálogo de fotografías en Nuevo México. La idea de Candelario era retratar a Georgia sola, junto a sus pinturas, algo a lo que ella se rehusaba, hasta que el fotógrafo se ganó su confianza retratándola antes junto a su adorado gato siamés. 




102. Edward Gorey, macabro inspirador de Tim Burton y Nine Inch Nails, entre otros, artista cultor del humor negro, vivía rodeado de gatos, ni siquiera viajaba o se ausentaba nunca de su hogar porque "no creía que nadie pudiera cuidarlos y atenderlos como él lo hacía", consideraba a sus gatos "los amores de su vida" y los necesitaba como "al agua y al aire”, en términos de su admirado Jorge Luis Borges, tanto que en su testamento legó los derechos de su prolífica obra a una fundación dedicada a la preservación y estudio de los gatos. 




101. "Los gatos sencillamente manifiestan su naturaleza cazando ratones y pájaros. Los seres humanos saben muchas cosas, tienen más habilidades, pero al desconocer su verdadero potencial no logran manifestar su naturaleza inherente. Deberían aprender eso de los gatos”. (D.T. Suzuki)