martes, 22 de septiembre de 2015

Nunca

 Man Ray



Nunca es la misma canción de siempre
Nunca somos lo que fuimos ayer
Nunca nada nos va a doler, de igual manera
Como nunca es la misma pintura de Klimt
Ni tiene las mismas páginas El Libro de Arena

Nunca todo se vuelve viejo
Nunca somos el mismo delante del espejo
Ni siquiera somos exactamente nuestro reflejo
Sino apenas una copia o una derivación
Que a cada rato pierde sustancia, lo adviertas o no

Nunca sentimos lo que pensamos
Nunca besamos los mismos labios de hace tantos años
Nunca somos nosotros cada vez
Lo normal es que seamos de vez en cuando
Aunque muchas veces somos, a la vez, demasiados

Nunca el sueño es el mismo, o sabrías el final
Los sueños, como el cambio, no hacen más que cambiar
Podemos repetir el sueño pero nunca lo soñado
Tampoco los sueños son lo que recordamos
Como nunca la misma mariposa volvió a soñarse Chuang-Tzu 



Man Ray
Man Ray

lunes, 14 de septiembre de 2015

Para Miguel Hernández




Una vez ofrendada
Su poesía
Lo que el poeta calla
Es su silencio


jueves, 10 de septiembre de 2015

No existe lo mismo

(Fotografía de Erwin Blumenfeld)


Nada es lo mismo
No existe algo que sea igual
Nada es exactamente lo que fue
Ni lo que será
Nada hay que no sea todo
Todo existe excepto lo mismo
Todo es único y también
Idénticamente distinto
Todo va siendo
Nunca es siempre
Todo existe en sí mismo
Nada cambia de repente
No existe entonces lo mismo 
Y nada es permanente
Si dos sienten igual
Uno de los dos miente
Nada es sólo lo que es
Sino todo a la vez
Ensimismadamente
Viene siendo desde siempre

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Paseo Dentro

(Collage de Matt Wisnievski)


Huele a verde el bosque
Un alarido húmedo y espeso ahoga la tarde
Tañe la luz escurriéndose entre las altas hojas de los árboles
Brotan infinitos acordes que afinan en jade


Anda inmóvil la soledad en el muelle
Lejos unos patos hienden el espejo de aguas en calma
Mientras paladeo en mi recuerdo cada partícula de tu aroma 
El crepúsculo se vuelve de color lágrima  


Una barca arruga la superficie del lago como un lienzo
Pliegues concéntricos van a disolverse sobre la orilla en vano
La brisa flamea y me envuelve como si fuera un vals
Zumba el silencio colmado de tábanos


No hay mejor destino que estar en camino
Ya la bruma pincela el aire en sombras que la noche esparce  
Es tan cierto que nunca te vi como que te soñé hasta el delirio
No sé cómo llegué aquí pero no estoy perdido 

Bolsa de Gatos 81/90



90. Una vez Allen Ginsberg le preguntó si le gustaba ser amado, a lo que William Burroughs le contestó: “Por mis gatos y mis amigos, sin dudas”. Era un tipo solitario, vestía siempre impecable y se desvivía por sus gatos. “Para mí son seres espirituales” dijo en un reportaje y se largó a llorar porque no podía imaginar qué sería de ellos si él se moría. Pero la vida con el tiempo se compadecería con Burroughs y tanto sus amigos como sus gatos morirían antes que él, como si todo hubiera sido planificado, como si ellos hubieran sido conscientes de que él no descansaría en paz si lo sobrevivían. El final comenzó en mayo de 1996 con la muerte de su amigo Timothy Leary, seis meses después murió de un ataque al corazón su gato negro, el día de navidad uno blanco anaranjado fue envenenado por algún malnacido del vecindario, en abril de 1997 se fue su hermano Allen Ginsberg, en mayo uno gordo barcino cayó bajo las ruedas de un auto, en junio murió de viejo uno gris manchado y a fines de julio su preferido, Fletch, con lo que William Burrouhgs sintió que estaba listo para morirse, cosa que efectivamente ocurrió el 2 de agosto de 1997. 




89. En network54.com hay un artículo sobre las grandes parejas románticas que Hollywood ha dado en el que afirman que la Lauren Bacall de las películas con Humphrey Bogart además de atractiva, sensual y seductora exhibe rasgos astutos, egoístas y calculadores al mismo tiempo que un comportamiento receloso, imprevisible y distante como el de los gatos.




88. Wilson Díaz Polanco, artista nacido en Pitalito, Huila, Colombia, realizó esta escultura porque "en La Biblia se menciona (y cita en qué capítulos y en qué versículos) a casi todos los animales: “caballos, toros, vacas, terneros, becerros, cebras, camellos, chanchos, cabras, ovejas, carneros, hipopótamos, lagartos, lagartijas, cocodrilos, peces, erizos, ballenas, águilas, halcones, avestruces, pavos reales, cuervos, codornices, perdices, palomas, golondrinas, cigüeñas, pelícanos, lechuzas, búhos, unicornios, leones, leopardos, chacales, lobos, perros, osos, avispas, abejas, langostas, escarabajos, ciempiés, hormigas, pulgas, polillas, mosquitos, moscas, gusanos, sapos, ranas, tortugas, camaleones, ratas, las infaltables culebras y serpientes, etcétera, pero ningún gato. En el Arca de Noé no hay gatos.”




87. “Es raro decirlo así, pero creo que fue mi gato el que me convenció para que me adentrara en el universo de Edgar Allan Poe donde, por cierto, hallé una gran inspiración.” (Alan Parsons)




86. Azusa, su padre, era un mal tipo, pero Yukio nunca dejó de respetarlo como su progenitor, aunque eso jamás significó que sintiera ninguna clase de afecto por él. Azusa odiaba que su hijo escribiera, que deseara ser escritor y que perdiera el tiempo con una profesión de gente afeminada. Yukio escribía a escondidas y esperaba ansioso la furtiva lectura que su madre hacía de sus manuscritos. Azusa despreciaba a los gatos, se jactaba de destriparlos y torturarlos, y nunca pudo siquiera aceptar la idea de que sufrieran. Para él sólo eran seres malignos incapaces de sufrir. Yukio en sus libros narra vívidas escenas en las que niños destripan y torturan a los gatos como solía jactarse su padre. Pero cuando Azusa murió, Yukio Mishima se sintió liberado y escribió hasta hacerse escritor, llenó su casa de gatos de las calles, retó y hasta despidió a los criados que los descuidaron o maltrataron, y amó cada vez más a los gatos que aborrecía su padre. 




85. Ni el activismo ni la actuación, ni ser sex-simbol ni ser esposa, ni Hollywood ni la Patagonia, ni sus amores ni la religión, sólo el ejercicio aeróbico, la vida sana y los gatos son las pasiones que mantuvo Jane Fonda a lo largo de su vida.




84. En la gacetilla de una muestra en Coventry Street incluyeron un artículo del Times de Londres en el que se apelaba al cuento de Rudyard Kipling para intentar definir la pintura de Lucien Freud: “Como pintor él siempre fue ‘el gato que camina libre’. Su exuberante y audaz estilo, con abundante sustancia, ése óleo pastoso tan esencialmente distintivo, esa rebeldía, aún cuando transitó el realismo, siempre indiferente a las modas y tendencias modernosas, hacen de Lucien un artista tan personal como un gato." 




83. Stephen King se declaró siempre un defensor incondicional de los gatos y llenó sus novelas y guiones para cine con gatos. En su casa, además de tener varios, tanto en el mobiliario como en la decoración se nota su pasión por ellos. La noche del estreno de la película 'Cat's Eye', adaptación de su novela homónima, le dijo a un notero: “No puedo aceptar que alguien diga que odia a los gatos. Ellos son demasiado diferentes entre sí como para generalizar. Puede no caerte bien una persona, tal vez odies su aspecto o su forma de ser, pero no por eso vas a odiar a todo el género humano. Aunque no me creas, los gatos se nos asemejan demasiado. Ningún otro ser nos muestra de manera tan clara el cada vez más amplio espectro de personalidades y psicopatías, como los gatos.”




82. Tenía predilección por los gatos y por las mujeres, en especial las que amaban a los gatos. Por mencionar sólo algunas: Frida Kahlo y su hermana menor, Cristina; la artista rusa, madre de su primer hijo nacido muerto, Angelina Beloff; la pintora María del Carmen Mondragón Valseca, también conocida como Nahui Olin; la pintora rusa Marevna Vorobev Stebelska, famosa por haber posado para Amedeo Modigliani; la novelista Lupe Marín; la modelo y escritora Pita Amor; la actriz Dolores del Río y la fotógrafa y activista italiana Tina Modotti, autora de esta fotografía y dueña de ese dulce gatito que sube por el hombro de ese gran muralista y pintor mexicano que fue Diego Rivera.




81. “Si el pez es la reencarnación del agua que fluye y le da su forma, el gato es diagrama y arquetipo del aire sutil.” (Doris Lessing)