miércoles, 28 de noviembre de 2012


Esto es lo que yo pienso, nena
Cualquier ideología se corrompe cuando cae bajo la influencia de la teología o de las supersticiones filosóficas, de las cuales la política es una de sus secuaces. Todo proceso se burocratiza, todo sueño se desvirtúa, toda óptica destiñe, todo destino se desvía si, hipnotizados por el fuego de la ideología que ilumina, inflama, incinera y se apaga, no tenemos el coraje de al menos desconfiar aunque más no sea un poco de lo que enarbolamos o postulamos como verdad o solución al conflicto. 

No hay comentarios: