martes, 23 de agosto de 2011


OJO

La política inmigratoria de los Estados Unidos resultó su Caballo de Troya. Durante siglos, y sin siquiera imaginarlo, los sucesivos gobiernos han venido dando refugio a millones de inmigrantes, modificando de esta manera el insondable ADN de su karma de nación hegemónica al fusionarlo con el karma de miseria, atraso y sometimiento de cada uno de los millones de inmigrantes, lo que gradualmente ha venido causando el debilitamiento y desestabilización de la política, la economía, la cultura y la vida misma de la principal potencia de la Tierra. (Se sabe, es el karma el que determina el color del pelo, el aspecto o los atributos fisonómicos, la sexualidad, el coeficiente intelectual, la condición socioeconómica, e inclusive la nación o el reino - animal, vegetal, mineral - en el que viven y padecen los seres que los habitan.) 

De la misma manera, durante años, y sin siquiera imaginarlo, los hinchas de los clubes chicos de las divisiones de Ascenso (Banfield, Talleres de Remedios de Escalada, Temperley, etc.) que se sentían menospreciados y excluidos de la alta competencia y que juzgaban imposible que alguna vez sus respectivos equipos jugaran en la Primera División del Fútbol Argentino, han venido haciéndose hinchas de los clubes grandes (Racing, Boca, River o San Lorenzo) para tener por quien hinchar los domingos, lo que gradualmente ha venido causando el debilitamiento y desestabilización del karma de buena fortuna que hasta no hace mucho gozaron los clubes de mayor convocatoria, históricamente poderosos y ganadores.

En otras palabras, mucho ojo, porque cualquier elemento del mundo fenoménico, incluidos los individuos y hasta los clubes de fútbol, adonde sea que vayan tienen incorporados sus respectivos karmas. 

No hay comentarios: