miércoles, 1 de junio de 2011


Para Macedonio Fernández

Antes que nuevas respuestas para los mismos viejos interrogantes
Son necesarias nuevas preguntas para las motivaciones de siempre
Así como nuevas emociones para los sentimientos experimentados
Y nuevas expresiones para lo que toda la vida nos fue inexpresable


¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤

Nacer, Morir, Narir y Mocer
(Sub Diagrama para Las Cuatro Fases de Existencia y No Existencia)

Lo nuevo postula un extremo opuesto a lo viejo
Insisto con la idea de que si algo o alguien no existe antes
No puede nacer con posterioridad o, según se lo admita,
con anterioridad a su propia muerte
Nada comienza ni termina. Todo continúa. Volvemos al interrogante acerca de qué fue primero, si el huevo o la gallina.
¿Y qué es primero? ¿Nacer o Morir?
Para mí que son lo mismo. En tanto que paradójico, es necesario un Criterio de Unicidad - no de Inseparabilidad - para comprender esta cuestión: ambas, lo mismo, no dos cosas inseparables, sino dos que no pueden existir sin su opuesto, que son co-existentes. Nadie tiene nada que unir.

Aporto entonces dos nuevos conceptos basados en el mismo Criterio de Unicidad: Narir y Mocer.

Los seres humanos, todo fenómeno y cualquier elemento, narimos y mocemos, desde el fondo del tiempo venimos mociendo y nariendo para volver a narir y mocer indefinida e invariablemente, pese a lo contradictorio, en apariencia, del término.

Narir y Mocer. Esa es la cuestión. Si somos o no, ése es otro cuento.

Por último, es decir en primera instancia e intención, de una, pido a la Real Academia Española tenga a bien considerar este aporte, este hallazgo, estos nuevos términos (Narir y Mocer en español; los demás idiomas soberanos deberán hacer cada cual sus propias adaptaciones) para que de aquí y ahora en más estos verbos puedan ser conjugados en beneficio de la humanidad que busca comprenderse y evolucionar.


¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤

Existe Pero No Existe

Si hoy es miércoles, ¿dónde está el sábado? ¿El sábado no existe? Eso quiere decir que hasta los días tienen una fase de Existencia y una de No Existencia. Se diría que existen pero no existen.

En invierno, si abrís el tronco de una glicina con una navaja ves que adentro no hay flores. ¿Dónde están? ¿Cuándo existen las flores? En primavera, cuando florecen. El resto del tiempo existen de manera potencial en la fase de No Existencia. Están latentes, como el sabio Nagarjuna enseñó: existen pero no existen.

Lo mismo ocurre con la vida y la muerte. Las llevás dentro tuyo de manera potencial, tanto en la fase de Existencia como en la de No Existencia. Cuando estás vivo tenés potencialmente dentro tuyo la muerte y cuando estás muerto tenés potencialmente dentro tuyo la vida.


¿No lo ves?

No hay comentarios: