miércoles, 22 de septiembre de 2010

Vuelo inmóvil
Harta soledad
El largo viaje hacia uno mismo
Eterno como una lágrima
Cayendo por tu mejilla

Luz ciega
Reflejo vacío
Antes que el sol fuera
Ya me había inventado
Los que serían

Dulce pura desolación
La felicidad es eso que buscan
Los que no saben lo que quieren
Un color deshabitado
Una verdadera mentira

Tan invisible como el agua en el agua
Ahora que llueve sobre tus lágrimas


jueves, 16 de septiembre de 2010


Nube corazón
Ciego destino
Vieja canción
Corto camino
Roja quietud
Herida abierta
Maldita lasitud
Sangre desierta
Gotea silencios
Recién despierta

Púrpura el aire
Arde esta tarde
Cuelga del cielo
Hecha mil jirones
Como serpientes
Flamean al viento
Vestigios dorados
Como estandartes
De un resplandor
Apenas incesante

viernes, 10 de septiembre de 2010

BOSQUES

Me adentro en el intrincado bosque
Camino sobre la roja y dorada hojarasca
Por momentos las copas de los árboles techan el lugar
Creando túneles vacíos como cuencas sin ojos
Un aroma íntimo y tenso como un remolino de sol
Lanzas de luz se filtran y caen entre las hojas que llueven a casa paso
Maraña de ramas y espinas como cuchillas o rayos de bicicleta
Los troncos semejan barrotes, riman con rejas de calabozo
Detrás de las formas informes se agazapa lo oscuro e invisible
Algo anda rondando a toda hora y es tu huella

Se dice que los bosques, como las personas
Albergan secretos, ocultan misterios. Y meten miedo
Hay algo monstruoso en los bosques, es tal vez su belleza
Monstruoso por propia naturaleza
Por lo que ocultan, por lo que deparan
La posibilidad de perderte o de encontrarte
Lo que es tan cierto. No hay nada más real que lo incierto

Detrás de cada árbol siempre algo acecha en tu mente
Adonde mires se ven ojos escondiéndose velozmente en lo oscuro
Un murmullo de silenciosa vegetación te acompaña en la caminata
Un sudor de tensión te recorre mientras las horas se suceden
¿O son las mismas horas que se repiten sin pausa una tras otra
Mientras afuera el tiempo es otro, es real?

El tiempo pasa muy lentamente aquí adentro
La eternidad te rodea, no hay escapatoria
Un mantra que fluye... ¿Qué otra cosa es el tiempo?
Porque hay arriba y abajo, pero no hay afuera en un bosque
Nunca, en ningún momento

Es extraño, pero por más que la luz baña el follaje
No logro escapar, mis pies de parálisis no van a ningún lugar
Ni el viento de mil tormentas logra disipar
El aire de asfixia de un bosque de recuerdos, horrores y sueños

miércoles, 8 de septiembre de 2010

La ideología
Te obliga a defender
Lo indefendible
Por eso prefiero creer
Que soy libre
Incluso de tu sexo
Último nexo
Entre cielo e infierno...